18. Cómo el diseño modular está transformando nuestros espacios

June 14, 2021

Libros recomendados:

Enlaces recomendados:

Música del podcast:

Imagen de portada:

Últimamente, con toda la que nos ha caído este año, me estoy cuestionando qué papel tiene el diseño para solucionar problemas o hacer la vida más cómoda en la manera de vivir que se plantea para el presente y futuro. No vamos a hablar otra vez del teletrabajo, si no lo has escuchado ya lo hice en el episodio número 11, pero obviando las cosas malas que ha traído la pandemia, que son prácticamente todas, es cierto que a muchos nos ha hecho parar y reflexionar sobre si el estilo de vida que llevábamos era el correcto. Entre todas estas reflexiones, el hogar ha cogido más importancia que nunca, y cómo no, ya que pasamos 100 días encerrados en nuestras casas durante el confinamiento y nos dimos cuenta de que, lo que para muchos, hasta ese momento, era un sitio en el que solo pasaban para dormir y poco más, de repente era un hogar. Y cobró sentido la palabra “hogar”. Y cada rincón era importante. Y cada detalle era importante. Era todo lo que teníamos y, de repente, esa mini terraza que teníamos abandonada y sólo usábamos para guardar trastos, se convirtió en el único contacto con el exterior, en la manera de tomar el aire y en el lugar de disfrute. Esto, obviamente, se ha visto reforzado con el auge del teletrabajo. Se acabó el confinamiento pero muchos seguimos pasando gran parte de nuestro día en casa, y es importante estar en un ambiente que nos inspire buen rollo y nos haga estar de buen humor.

Prueba de ello, es el crecimiento que están experimentado todos los negocios relacionados con el hogar. Nos lo contaba Niusan en el episodio 14, con el caso de Todocesped que, de repente, todo el mundo había empezado a ponerse césped artificial en las terrazas, y eso provocaba que comenzaran a usarlas mucho más. Pero también ha pasado con negocios como Mini Planta, que se lanzó en pleno confinamiento y no ha parado de crecer locamente. O el proyecto Vivero.life, que lanzaron en Kickstarter esta semana los chicos de Walk With Me, y me ha parecido muy curioso. Es un sistema modular para instalarte un pequeño vivero en tu piso.

Todo esto me hace pensar, porque claro, la tendencia de estos últimos años a esta parte ha sido que la gente cada vez vivimos en pisos más pequeños en las ciudades, y ahora queremos adecuar esos pisos, con plantas y elementos que nos recuerden a la naturaleza, y para ello, hay que hacer malabares con el poco espacio que tenemos. En el lado opuesto, en este año está aumentando la tendencia de irse al campo, y aquí las viviendas modulares se están despegando. ¿Por qué? pues es sencillo, la relación que tiene hoy en día el precio de una vivienda con el salario medio hace que la mayoría no podamos permitirnos el comprar una vivienda. Y cómo no podemos, la única solución es endeudarnos para toda la vida. Entonces yo me preguntaba, y si de repente el diseño modular, que ni mucho menos se ha inventado ahora, de hecho ya pegó fuerte en la década de los 60’s, volviese a ser una solución a parte del problema. A mi, personalmente, me interesa mucho todo lo que tiene que ver con el diseño de productos relacionados a la vivienda y a los espacios de vida y trabajo en general, de hecho, te reconozco que tengo en mente, y me encantaría algún día, tener un proyecto de este tipo. Así que bueno, vamos a ver y analizar qué es el diseño modular y qué impacto puede tener en la sociedad.

¿Qué es el diseño modular?

El diseño modular no es otra cosa que subdividir un sistema en partes más pequeñas, llamadas módulos, que se crean de forma independiente y luego se unen en diferentes sistemas. Así pues, en un producto modular puedes dividir la función en módulos que sean escalables, es decir, podemos añadir tantos como queramos, y que sean reutilizables, unidos mediante interfaces estándares bien definidas, porque es importante que quede claro cómo interactúan los módulos y cómo se unen. 

Un ejemplo bien conocido, para ponernos en contexto, son los juguetes LEGO. Más adelante veremos algunos ejemplos relevantes, pero quiero que veamos qué características principales tiene el diseño modular.

Ventajas del diseño modular

  • Adaptable, personalizable y puede evolucionar: eso hace que se puedan crear productos adaptados a las necesidades del consumidor y también se puede adaptar al espacio en sí. Pero es que no solo eso, sino que el consumidor puede personalizarlo a su gusto. Y además, este producto puede evolucionar y variar en numerosas ocasiones, de manera que si con el tiempo las necesidades del usuario cambian, el producto pueda evolucionar a la par que esas necesidades.  
  • Reemplazable: Si un módulo se rompe, no altera el conjunto y puedes reemplazar solo ese módulo sin necesidad de cambiar el producto entero. 
  • Desmontable: Y esto es una característica muy interesante para el transporte o almacenaje. 
  • Reutilizable: En un momento dado esos módulos se pueden reutilizar en otros sistemas gracias a la estructura estandarizada de sus conexiones.
  • Económico: producir piezas sencillas, en serie, es mucho más económico que producir piezas complejas o de tamaño mayor, por lo que se puede abaratar el coste final del producto.  
  • Sostenible: Y esto creo que engloba todo, ya que se produce en serie cada elemento, aprovechando al máximo los recursos, generando menos material de desperdicio. El diseño tiende mucho más al minimalismo y como decíamos, el ciclo de vida se alarga mucho por la posibilidad de reemplazar módulos y mantener el producto en el tiempo. 

Desventajas del diseño modular

Pero no va a ser oro todo lo que reluce. También le encuentro, por supuesto, algunas desventajas al diseño modular. 

  • Eficiencia de diseño: El tiempo de desarrollo va a ser mucho mayor puesto que el sistema de un diseño modular será mucho más complejo. 
  • Reemplazable: es un aspecto positivo pero también puede serlo negativo, ya que si una parte de un módulo se daña, seguramente se tenderá más fácilmente a reemplazarlo que a repararlo, por comodidad. Sin embargo, si un producto no es modular, como no quedará otra, se intentará reparar esa parte. 
  • Rendimiento: es posible, en determinados productos modulares, que el conjunto del producto tenga un rendimiento peor, que en un producto no modular. Esto es debido a que las diferentes conexiones entre las partes aumentan las probabilidades de ir perdiendo rendimiento en el conjunto.

Historia del diseño modular

Si hurgamos un poco en la historia para ver el origen del concepto, no está muy claro, o al menos yo no lo he encontrado, ya que la modularidad es un concepto muy amplio que se aplica en muchísimos ámbitos desde hace siglos. 

En el diseño en sí, seguramente comenzó tras la revolución industrial y el origen de la producción en serie. De hecho, en el caso de la arquitectura que fue uno de los más incipientes en diseño, el origen está muy ligado a la filosofía de Henry Ford, de conseguir un producto asequible para las masas. De Henry Ford hablaremos otro día, porque tiene tela, pero en el caso de las casas modulares, todo comenzó porque tras la II Guerra Mundial, muchos soldados volvieron a EEUU con la idea de adquirir una casa, tal era la demanda que no había viviendas para todos, y aquí es cuando Sears Roebuck & Company, que ya había mostrado intentos de democratizar la vivienda a principios del siglo XX, adoptó la idea del fordismo para construir las primeras casas modulares. El éxito se debía a que costaban menos dinero y eran mucho más eficientes. En 1958, una primera casa modular de dos secciones se construyó conforme al código de construcción aplicable. Y, en realidad, este fue el momento en el que la industria de las viviendas modulares nació de forma oficial. De hecho, y ojo al dato, en la 2ª mitad del S.XX el 60%-80% de las casas construidas en EE.UU. fueron prefabricadas.

Casa Hudson

Así que, como ves, realmente ahora, en pleno 2021 no estamos descubriendo nada nuevo, ni llegando a conclusiones muy diferentes a las que ya llegaron en aquella época. Determinados ciclos, a veces, se repiten en la historia. 

Y seguramente, muy inspirado por la corriente arquitectónica, se inició en el diseño de producto modular con el mobiliario y demás productos domésticos. 

Ejemplos en los que se aplica con éxito el diseño modular

Los sistemas modulares se han usado mucho en sistemas de almacenaje, estanterías, porque es cierto que ahí tiene mucho sentido. Así que vamos a ver algunos ejemplos interesantes: 

La empresa USM es conocida desde hace más de 50 años como la marca referente en muebles modulares, aunque la empresa es mucho más antigua, concretamente se fundó en 1885. Pero fue en 1961, cuando Paul Schärer Jr., nieto del fundador, decidió modernizar e industrializar la empresa. Lo primero que hizo fue contratar al arquitecto Fritz Haller para diseñar el nuevo edificio de la empresa. Haller usó un sistema modular para diseñar el interiorismo del edificio y esto les inspiró para diseñar un sistema de almacenamiento flexible mediante estanterías modulares. Así fue como en 1961 diseñaron una esfera metálica con seis orificios con rosca a través de los cuales se unen los tubos que dan forma a la estructura de la estantería. Esta peculiar esfera, además de ser un símbolo ya de la marca, permite una flexibilidad infinita pudiendo construir estanterías a medida y ampliar indefinidamente.

Historia de USM. Un clásico del diseño minimalista
Historia de USM. Un clásico del diseño minimalista
Estantería modular USM

Un año antes que USM, en 1960, Dieter Rams, del que ya hablamos largo y tendido en el episodio 15, diseñó su famosa 606 Shelving System para la empresa Vitsoe. Un sistema verdaderamente versátil que puede ir tanto anclado a la pared como servir de divisor de espacios. Se basa en unas guías a las cuales se pueden adherir diferentes elementos estándar como cajoneras, baldas, mesas, armarios, e ir construyendo a tu gusto y medida tu propio sistema de almacenamiento. Esto permite que pueda adaptarse fácilmente a los distintos espacios, estilos de vida y usos. De hecho, se puede ver este producto cómo mueble de salón, como estantería de oficina, escritorio o incluso en un expositor de una tienda.  A pesar de las ventajas que tenía este producto, no fue bien adoptado al principio, ya que en aquel momento la sociedad estaba acostumbrada a grandes armarios hechos de materiales clásicos. 

Otro ejemplo, en el que de hecho Dieter Rams se inspiró para su estantería, fue la Eames Storage Unit, diseñada por Charles y Ray Eames para el fabricante de muebles Herman Miller. Este sistema también se basa en unos railes metálicos y diferentes elementos anclados de madera, pero a mi modo de ver, con un acabado menos logrado que el de Rams. 

Eames Storage Unit 420 - hivemodern.com
Eames Storage Unit

Y por acabar con el diseño de mobiliario, el ejemplo más reciente y más conocido es el de Ikea, conocida por la versatilidad que ofrecen para la organización de espacios. Un ejemplo claro es el mueble de televisión BESTÅ, formado por un conjunto de módulos con medidas estandarizadas que permiten amueblar el salón teniendo en cuenta las medidas de otros elementos como la televisión u otros productos IKEA que se pueden incorporar dentro del mismo mueble.

Por último, hay que mencionar el boom que están teniendo en estos momentos las casas modulares, que por fin nos quitamos el miedo en Europa y empezamos a apostar por esta solución que, como decíamos, ya se viene llevando en EEUU desde hace muchos años. De hecho, las casas prefabricadas en España han crecido un 30% cada año en la última década. Y empresas como la propia Ikea, o la japonesa Muji o incluso el propio Amazon ya se han sumado a esta corriente. Similares a un loft y con muebles fabricados por la propia casa, las casas prefabricadas de estas empresas están siendo todo un éxito. Y es que ya la idea esta de casas débiles, de madera, que teníamos preconcebida, ha desaparecido. Ahora tenemos casas modulares que estéticamente no diferenciarías de una de construcción tradicional, pero los tiempos y costes que se pueden llegar a conseguir son mucho más bajos. Obviamente, llevamos construyendo casas prácticamente de la misma forma desde hace muchísimos años, y es evidente que en algún momento esto tiene que ir evolucionando. Otra de las grandes ventajas que tienen es que son mucho más sostenibles y eficientes, puesto que la tecnología y los materiales usados son mucho más avanzados y además, no se genera tanto desperdicio al fabricarse por piezas. 

Arrevol Arquitectos: Boklok y Building Blocks: Las viviendas baratas, de  calidad, de rápida construcción e industrializadas de IKEA
Ikea Boklok

Desde luego controversia siguen generando, pero a mi personalmente me interesa mucho seguir de cerca la evolución que sigue esto, porque me parece que que puede traer desde luego muchas más innovaciones que la forma de construcción tradicional y además, dada la situación que tenemos, sobre todo la gente joven, me parece que es interesante empezar a cuestionarse al menos ciertas cosas y plantearse otro tipo de soluciones. ¿Es necesario hipotecarse de por vida para adquirir una vivienda? ¿O es necesario que una vivienda esté anclada a un lugar para siempre? ¿O incluso, es necesario adquirir una vivienda? Pues no lo sé, está claro que es lo habitual, pero que sea lo habitual no quiere decir que sea lo mejor. También es interesante cuestionarse, ¿qué necesito realmente para vivir? ¿Cómo puedo reducir el espacio habitable a exclusivamente lo necesario y cuál es la forma correcta de organizarlo? 

En el libro “Cómo nacen los objetos” de Bruno Munari, muestra un estudio que realizaron en 1968 sobre el problema existente en aquella época de que cada vez la vivienda era más cara y el espacio se desperdiciaba, ¿por qué? Pues por una mala entendida tradición que seguía usando el mismo esquema decorativo. La solución a la que llegaron fue que el espacio mínimo habitable para dos personas era de 50 metros cuadrados. En el centro, se situaban cuatro bloques modulares con los servicios principales: aseo, cocina, cama y sofá. Esos bloques podían adaptarse y colocarse a la medida del usuario, puesto que eran modulares. El total de los bloques ocupaba 12 metros cuadrados, y los 38 restantes, quedaban libres para que los habitantes lo usasen como quisieran. Además, las paredes se dejan abiertas para permitir el acceso de la luz y reducir la sensación de límites en la vivienda. Este experimento, que obviamente se hizo hace ya muchos años, es interesante como reflexión sobre qué espacio habitable es el adecuado hoy, en 2021.

Conclusiones

Quizás haya que darle una vuelta a qué es lo que mejor se adapta a las nuevas formas de vida. Pero bueno, ahí lo dejo.

Lo que está claro es que vivas en un tipo de vivienda u otro, sí que parece que el futuro pinta a que el teletrabajo cada vez será algo más frecuente, estamos y algunos estaremos más en casa, y para organizar nuestros espacios a nuestra medida, estar en un entorno agradable para vivir y trabajar y ser productivo,, sí que los productos modulares parecen una solución bastante interesante. No sé, dime qué opinas tú.

Esto ha sido todo. Espero que una semana más te haya sido interesante, déjame tus comentarios para debatir sobre el tema, que así seguro que todos aprendemos. Recuerda suscribirte en la plataforma que lo escuches si todavía no lo has hecho, y compártelo anda, que compartir es vivir. Y así me ayudas a que esto crezca y haya más contenido. Por último, ya sabes que en mi web ignacioberges.com tienes las notas ampliadas del capítulo con enlaces y alguna cosa interesante que he ido recopilando. Y si quieres, puedes suscribirte a la newsletter así yo te aviso cada vez que tenga algo que contarte. 

Esto es todo.
Mil gracias siempre por escucharme.
¡Nos vemos pronto!

P.D: Puedes conocer mis empresas Estudio Iber y Flip&Flip. Puedes hablar conmigo y ver mi día a día en Instagram o Twitter. De vez en cuando, comparto breves ideas sobre diseño y emprendimiento y algunas estadísticas de mis proyectos. Si quieres que te avise para no perderte ningún episodio puedes suscribirte aquí.